lunes, 28 de febrero de 2011

Bullpainting, creación de verano


El haber visto tantas vacas de plástico intervenidas por diferentes artistas me me sugirió que para hacer algo diferente al Cow Parade - al que le siguieron los Osos, los caballos, los Corazones de Favaloro y las muñecas tetonas que adornaron la ciudad-, debería buscar un espécimen bovino verdadero para pintar. El hecho es que encontré un toro de 1160 kilos en la Cabaña La Cotidiana en Capilla del Señor que se ofreció para posar y realizar este atípico bodypainting. La experiencia artística con semejante bestia, que se comportó mejor que muchas de las chicas que me tocó pintar, me deleito tanto como un buen asado. Pasen y vean.

2 comentarios:

Daniel Mauri dijo...

Alfredo no solo tus trabajos, tus posteos tambien son buenísimos!!!!

Beatriz dijo...

Amo tu trabajo. La pintura es la misma que usas en el cuerpo humano verdad?